30 diciembre 2006

El proceso de paz continúa

El contraste entre lo ocurrido hoy y el hecho de que ETA haya roto siempre sus treguas anteriores mediante un comunicado tiene una fácil explicación: ETA no ha roto la tregua. Aunque parezca extraño, ETA ha decidido atentar en Madrid pero sin romper definitivamente el “alto el fuego permanente” decretado el pasado 22 de marzo. Su intención es más bien mostrar su fuerza ante el Gobierno español para que éste recuerde que no está dialogando con un grupo armado débil y claudicante, sino con gente capaz todavía de colocar una furgoneta cargada con más de 100 kilos de explosivos en pleno aeropuerto de Barajas, en la misma capital del Estado.

Lo ocurrido hoy, aun siendo grave, no es más que un episodio más en este pulso continuo que mantienen el Gobierno y ETA: el primero intentando lograr el fin de la violencia sin costes electorales, y la segunda usando la violencia (numerosos actos de sabotaje en Euskadi y, hoy, atentado en Barajas) para presionar al Gobierno a dar de una vez pasos firmes y concretos en el proceso de paz.

El resultado de todo ello es un laberinto del que va a ser muy difícil salir. El Gobierno ya no puede ampararse en la ausencia de atentados, mortales o no (a estas horas se desconoce aún la suerte de dos personas desaparecidas desde la explosión), para justificar ante los españoles su diálogo con ETA. Pero si el proceso de paz se rompe, el PSOE corre el riesgo de sufrir un varapalo en las próximas elecciones ante una derecha envalentonada por el fracaso de la apuesta del Gobierno. No en vano Zapatero ha afirmado que el proceso está “suspendido”, y no “roto”.

En lo que respecta a la izquierda abertzale, ésta también ha asegurado, por boca de Arnaldo Otegui, que el proceso no está roto, lo cual no cotradice, sino que en realidad complementa, lo manifestado por Zapatero.

Y es que todos aquellos que afirman que este proceso es irreversible (fundamentalmente fuentes cercanas al PSOE) llevan razón en cierto sentido: tanto el PSOE como ETA han hecho una apuesta muy fuerte con estas negociaciones. Ni siquiera a ETA le conviene romper un alto el fuego que no hace sino salvar la cara de la banda ante una izquierda abertzale cada vez más contraria al uso de la violencia para conseguir objetivos políticos.

El auténtico problema es quién se apeará del burro primero, si la izquierda abertzale censando todo tipo de violencia (e incluso, como pretende el Gobierno, condenándola), o el propio Gobierno tomando medidas como el acercamiento de los presos a Euskadi. Sólo una de ambas opciones puede desbloquear un proceso que, sin haberse roto definitivamente como pretenden muchos, no hay duda que está sumido en una seria crisis.

26 diciembre 2006

Navidad y capitalismo

"Como en todas las casas hay televisión ―puede faltar el pan pero nunca la televisión―, los niños pobres ven a Papá Noel y sueñan con el mundo encantado que él les muestra, lleno de regalos, carritos, muñecas y juguetes electrónicos, a los que ellos difícilmente tendrán acceso. Y sufren por eso, a pesar del brillo embelesado de sus ojitos infantiles. El mercado es el nuevo dios que exige el sometimiento de todos. Por eso los niños presionan a sus padres para que Papá Noel pase por allá, por «casa». Entonces son los padres los que sufren por no poder atender las demandas de sus hijos seducidos por tantos objetos-fetiche mostrados por Papá Noel.

El mercado es una de las mayores creaciones sociales. Pero ha habido y hay muchos tipos de mercado. El nuestro, de corte capitalista, es terriblemente excluyente y, por eso, victimario de personas y de empresas. Es sólo competitivo y nada solidario. Solamente cuenta quien produce y consume. Quien es pobre debe contentarse con migajas o malvivir en la marginalidad. En Navidad, Papá Noel es una figura central del consumo para quien está dentro del sistema y puede pagar."

(Artículo completo de Leonardo Boff en Otro mundo es posible).

20 diciembre 2006

Contradicciones en Vocento

El pasado lunes, Zapatero convocó a Rajoy a una reunión para el próximo viernes en el Palacio de La Moncloa. La última vez que se reunieron ambos líderes fue hace nueve meses, el pasado 28 de marzo, días después de que ETA decretase el alto el fuego permanente. Hoy, el diario El Correo publica como exclusiva que el objetivo de dicha reunión es informar al líder de la oposición de un encuentro que mantuvieron el jueves pasado el Gobierno y ETA en un país europeo, con el fin de desbloquear el proceso de paz.

Por su parte, el periódico ABC afirmó ayer que la convocatoria de Zapatero a Rajoy se produjo mediante presiones ejercidas por determinados “cargos institucionales” o, para el que sabe leer entre líneas de la prensa española, el propio Rey.

La discrepancia entre las informaciones que publican los dos periódicos no sería demasiado sorprendente si no fuese porque ambos pertenecen al mismo grupo editorial: el grupo Vocento. Es casi una broma de mal gusto que el grupo empresarial de la familia Ybarra publique informaciones contradictorias a través de distintos periódicos. ¿Se trata de un intento de realizar propaganda monárquica? ¿Un cable para el Gobierno de Zapatero? ¿Ambas cosas?

En cualquier caso, el tiempo nos confirmará cuál de los dos periódicos dice la verdad, si es que la dice alguno: bastará con comprobar los próximos movimientos del Gobierno y de la izquierda abertzale. Según El Correo, ésta realizará un “gesto significativo” en las próximas semanas, pero sospechosamente no se menciona ningún tipo de contrapartida por parte de Zapatero, y es más que dudoso que ETA o su entorno accedan a continuar en un juego en el que no obtienen ganancia alguna.

18 diciembre 2006

La coherencia de Time

La revista Time elige anualmente a un "personaje del año" en base a votaciones realizadas entre los internautas. Este año los resultados de la votación han sido los siguientes:

Time ha decidido no nombrar personaje del año al presidente de Venezuela, Hugo Chávez, por tratarse de una persona "non grata" para el gobierno de los Estados Unidos, condición que comparte también el segundo personaje más votado, el presidente iraní Ahmadinejad, por lo que también ha sido rechazado para el alto honor que concede la revista. Ésta finalmente ha decidido que el personaje del año sean los propios internautas, suponemos que como una manera de hacerles la pelota y que olviden que Time ha pasado olímpicamente de su opinión este año:



Es, al fin y al cabo, otro ejemplo de la coherencia de los medios de comunicación occidentales: un defensor de la "democracia" como Time decide ignorar un resultado democrático de una votación promovida por ella misma, al mismo tiempo que ensalza a una determinada población (la internauta) cuya opinión desprecia descaradamente.

Infiltrados

El 27 de octubre de 2006 se estrenó el film “Infiltrados”, de Martin Scorsese, en el que un agente del FBI se infiltra en una banda mafiosa que, a su vez, infiltra a uno de sus hombres en el propio FBI. He de reconocer que a veces uno tiene la tentación de creer que en la política española suceda algo parecido.

El ejemplo es José María Aznar. El ex presidente del Gobierno parecía, durante su última legislatura, un infiltrado del PSOE (diríase que casi de IU) en las filas del PP. Sus últimas decisiones (la gestión con respecto al hundimiento del Prestige, la invasión de Iraq o la gestión informativa del 11-M) fueron tan excepcionalmente graves que sin duda favorecieron un incipiente rechazo a la derecha en la población española. Y eso por no hablar de otros actos quizá aún más atrevidos y completamente gratuitos (la foto de las Azores o el hecho de hablar en texano) que un auténtico líder derechista seguramente no hubiera realizado jamás. Todo ello trajo como consecuencia lógica un estallido social sin precedentes, claramente izquierdista y dado a conocer al gran público a través de las manifestaciones contra la masacre de Iraq. En resumen, Aznar nos brindó sospechosamente el escenario ideal para que la izquierda se hiciese con el poder tras las elecciones del 14 de marzo de 2004.

Pero llegó Zapatero. Si Aznar era el agente de la izquierda infiltrado en el PP, sin duda ZP es el agente derechista en las filas del PSOE. Y es que no se puede liquidar de manera más efectiva las expectativas y la alegría desbordante de la izquierda durante la noche de la jornada electoral que como lo ha hecho Zapatero. Dejando aparte su única decisión bien hecha (la ley de matrimonios homosexuales), realizada sin duda como tapadera, el resto ha sido un cúmulo de actuaciones sin duda inspiradas o incluso gestionadas desde la derecha: la retirada de las tropas de Iraq (llevadas a continuación a Afganistán), la intervención militar junto con EE UU en otros países (Haití, Líbano…), el recorte y la “limpieza” sufridos por el Estatut catalán en el Congreso (una reforma que sin duda perjudicará durante años las pretensiones nacionalistas de ERC) o la reciente Ley de Memoria Histórica (un fraude manifiesto que sin duda ha tenido como objetivo desactivar de una vez por todas una de las máximas aspiraciones de la izquierda española desde la transición).

Donde seguramente se le ve más el plumero es con su actitud frente a la tregua de ETA. Las expectativas de paz que surgieron entre la izquierda el día que ETA declaró su “alto el fuego permanente” eran inéditas en muchos años. Muchos incluso dimos por hecho (sin duda precipitadamente) que ETA jamás volvería a atentar, y que la violencia en Euskadi había acabado para siempre. Nos equivocamos. No nos dimos cuenta de que Zapatero, el agente de la derecha, sabotearía una oportunidad realmente histórica por acabar con el terrorismo etarra a través de la negociación. Tal y como nos ha recordado el vídeo “La otra tregua” realizado por el propio PSOE, la pasividad de ZP ante la actual tregua etarra contrasta con la actitud negociadora y valiente de Aznar durante la tregua de 1998. Y es que Aznar ya era un infiltrado izquierdista por esas fechas.

15 diciembre 2006

Condenar la "violencia"

¿Por qué PSOE y PP se atreven a exigir a Batasuna que condene la violencia de ETA? Para empezar, Batasuna (o Herri Batasuna, o Euskal Herritarrok, o como queramos llamar al partido que represente coyunturalmente a la izquierda abertzale) no ha sido ni es responsable en absoluto de la creación de ETA ni de la violencia que ésta genera. Por desgracia, el PSOE no puede decir lo mismo con respecto a los GAL (creados, dirigidos y financiados por miembros prominentes del partido), ni el PP con respecto al franquismo (el primer “presidente de honor” del partido, Manuel Fraga, fue un destacado ministro franquista) o a la criminal agresión a Iraq por parte de Estados Unidos y sus compinches (uno de los cuales fue el segundo “presidente de honor” del PP, José María Aznar, que ofreció todo su apoyo político y militar a Bush).

¿Acaso el PSOE ha condenado en algún momento los GAL? ¿O el PP ha hecho lo propio con el franquismo o la masacre de Iraq? ¿Por qué, entonces, Batasuna ha de condenar a ETA o la violencia que ésta genera? Por otro lado ¿se exige acaso que Batasuna condene el “terrorismo”, es decir, un concepto sobre el cual no existe consenso puesto que está todavía por definir? En efecto, la violencia de ETA es terrorista para PP y PSOE, mientras que la violencia de EE UU es terrorismo para Batasuna.

También hay que tener en cuenta que la izquierda abertzale siempre ha lamentado los atentados de ETA. Dejando aparte discusiones estériles sobre la diferencia entre “condenar” o “lamentar”, sí que es cierto que si Batasuna utilizase la palabra “condena” no estaría sino plegándose a las injustificadas exigencias políticas de PP y PSOE. Unas exigencias, por cierto, que no tienen otro fin que el desprestigio de la izquierda abertzale, puesto que constituyen una estrategia para vincularla artificialmente con la propia ETA. ¿Alguien duda de que si mañana Batasuna afirma condenar “la violencia” se le exigirá que condene explícitamente el “terrorismo”? ¿Y que si hace esto último se le exigirá a continuación una condena explícita, no ya de la violencia de ETA, sino de la propia ETA (y por tanto también de sus objetivos políticos)?

Lo condenable, en fin, es que periodistas y jueces al servicio de dos partidos absolutamente hipócritas, y que han hecho uso de la violencia como el que más, aúnen sus esfuerzos para marginar en el terreno legal a un partido político determinado en base a una campaña de propaganda política.

13 diciembre 2006

Representación política

¿Hasta qué punto es justo un determinado sistema electoral? Siempre que sale a la palestra este debate, se menciona el “sistema proporcional” D´Hont, que favorece a los partidos más votados en perjuicio de los partidos pequeños. El sistema D´Hont es el chivo expiatorio de la democracia española, al que la clase política nacional alude enseguida para intentar explicar las tremendas injusticias que se cometen en el terreno de la representatividad de los ciudadanos.

Sin embargo, lo cierto es que multitud de países usan el sistema D´Hont sin que se den los enormes contrastes electorales que existen en España. En realidad, las injusticias que genera aquí el sistema son más graves debido a la circunscripción electoral por provincias, es decir, la distribución por provincias de los 350 diputados del Congreso. Este método electoral funciona de la siguiente manera: a cada una de las 50 provincias españolas le corresponde un mínimo inicial de dos diputados (excepto Ceuta y Melilla, que eligen un diputado cada una). Los restantes 248 diputados se reparten entre las 50 provincias en proporción a su población.

Con arreglo a dicho sistema, el Congreso de los Diputados quedó configurado en las últimas elecciones generales así:

PSOE: 10.909.687 votos y 164 diputados.
PP: 9.630.512 votos y 148 diputados.
CiU: 829.046 votos y 10 diputados.
ERC: 649.999 votos y 8 diputados.
PNV: 417.154 votos y 7 diputados.
IU: 1.269.532 votos y 5 diputados.
CC: 221.034 votos y 3 diputados.
BNG: 205.613 votos y 2 diputados.
CHA: 93.865 votos y 1 diputado.
EA: 80.613 votos y 1 diputado.
Na-Bai: 60.645 votos y 1 diputado.

Sin duda, lo más llamativo de estos resultados es el caso de IU: siendo la tercera fuerza más votada y recibiendo casi medio millón de votos más que CiU, obtuvo sin embargo la mitad de representantes que éste. Tengamos en cuenta, además, que un partido político que es votado sólo en una única comunidad autónoma, como es CiU, aparece como el tercer partido más representado en el Congreso, mientras que IU queda en un modestísimo sexto puesto.

Esta anomalía se debe, como decíamos, a que los diputados españoles son elegidos mediante circunscripción provincial, y no nacional. Para entendernos, IU recibe pocos votos en muchas partes de España, mientras que CiU recibe muchos votos en una parte muy concreta de España.

La idea de la circunscripción provincial surgió durante la Transición para fomentar el bipartidismo y perjudicar a los partidos pequeños, normalmente de carácter izquierdista. Por ejemplo, en 1979 el PTE (Partido del Trabajo de España) obtuvo casi 200.000 votos y ningún diputado; el PSOE histórico obtuvo 133.000 votos y ningún diputado. La ORT ganó 127.000 votos, pero tampoco consiguió ningún diputado. Sin embargo, la UCD obtuvo un diputado por cada 37.000 votos, y el PSOE por 45.000.

Por supuesto, no solamente se quedaron en la cuneta partidos tan relativamente insignificantes como los mencionados: en 1993 la circunscripción por provincias logró acabar con el CDS (a pesar de los 414.000 votos que obtuvo entonces) y con Los Verdes (con sus más que respetables 185.000 votos). Es, al fin y al cabo, lo que previsiblemente le acabará ocurriendo a IU en un par de legislaturas. Para algunos no es una sorpresa si tenemos en cuenta que el perjudicar al PC (por entonces también la tercera fuerza más votada) fue uno de los motivos fundamentales que se manejaron durante la Transición a la hora de instalar la mencionada circunscripción por provincias.

Otra motivación de los ideólogos del sistema electoral fue reforzar el voto rural, normalmente tendente hacia los partidos de derechas. En efecto, el sistema electoral español otorga una representación excesiva a las provincias menos pobladas, al contrario que a provincias como Madrid o Barcelona, tradicionalmente de voto progresista. Suele decirse que el voto de un soriano (Soria es la provincia más sobrerrepresentada) equivale al voto de cuatro madrileños.

Algo muy parecido se ideó también para, por ejemplo, el Parlamento vasco, cuyos 75 diputados son aportados a partes iguales por cada una de las tres provincias, dándose así la curiosa circunstancia de que Álava (con sus 300.000 habitantes de voto tradicionalmente españolista) elija el mismo número de diputados que Guipúzcoa (con 690.000 habitantes) o Vizcaya (1.200.000 habitantes).

06 diciembre 2006

Corrupción real

Con motivo de la celebración del 28º aniversario de la Constitución monárquica, es oportuno conocer una faceta del rey Juan Carlos ocultada por los medios de comunicación:





Y para los que aún no lo han leído, aquí está disponible, en pdf, "Un rey golpe a golpe: biografía no autorizada de Juan Carlos de Borbón", de Patricia Sverlo, obra indispensable para conocer los entresijos de la monarquía española.

05 diciembre 2006

Presos políticos

¿Cómo puede afirmarse que los presos etarras no son presos políticos? “Son asesinos y punto”, se replica siempre. Eso nadie lo pone en duda. Pero el Estado español dispone de dos varas de medir según qué tipo de asesino sea.

Pongamos un hipotético ejemplo: un determinado ciudadano vasco asesina a 20 personas en Bilbao. El móvil ha podido ser la venganza, el despecho o el afán de lucro. En cualquier caso no ha habido ningún tipo de motivación política. Dicho ciudadano será detenido y conducido a comisaría, donde podrá ponerse en contacto con su abogado de confianza. Tras un máximo de 72 horas desde su detención, la policía deberá ponerle a disposición del llamado “juez natural” (es decir, el juez que le corresponde en su territorio, en este caso un juez de Bilbao), quien decidirá si, a la espera del juicio, poner al acusado en libertad o libertad bajo fianza, o bien decretará la prisión preventiva (por 2 años, prorrogables por otros dos) en caso de que dicho magistrado aprecie riesgo de fuga o de reincidencia. Posteriormente, si dicho ciudadano llega a ser condenado, cumplirá su pena en la cárcel más cercana a su domicilio, tal y como marca la ley penitenciaria española.

Pero… ¡ay de él si esos 20 asesinatos los cometió por motivaciones políticas! En este caso las FyCSE le aplicarán la ley antiterrorista (legislación de excepción), que supone la detención e incomunicación (no puede ponerse en contacto ni con su familia ni con un abogado de su confianza) por un período de hasta 13 días. Tras este período, las FyCSE ponen a disposición de la Audiencia Nacional (un juzgado de excepción) al detenido. El juez competente decretará, sin ninguna duda (siempre se decreta, por sistema), la prisión preventiva a la espera del juicio. Tras la casi segura condena (pobre del juez que se atreva a declarar inocente a un detenido por terrorismo, aunque sea por falta de pruebas), el detenido cumplirá su pena en distintas cárceles del Estado español, sin atender a su contexto social o familiar.

Nótese que estamos dando por hecho que fue ese hipótetico ciudadano vasco el que asesinó a esas 20 personas, y no otro. Hemos de tener en cuenta que multitud de condenas a presuntos etarras se producen con la única prueba en contra de una confesión firmada por el detenido durante el período de detención e incomunicación, cuando son tan frecuentes las torturas (según han denunciado organismos internacionales como Amnistía Internacional, Human Rights Watch, el relator del Comité contra la Tortura de la ONU o el Comité Europeo para la Prevención de la Tortura).

Nótese también que aquí no mencionamos otro tipo de “armas” que usa el Estado español contra los presos vascos, como el reciente engendro antijuíridico de la ”doctrina Parot”, juicios tan evidentemente políticos como el 18/98, o sentencias contra la libertad de expresión como la sufrida por el preso Iñaki de Juana Chaos

Simplemente constatamos que, aun suponiendo que un señor sea efectivamente un asesino, recibirá un trato muy distinto dependiendo de si sus motivaciones son políticas o no. Por tanto, dicho asesino debería recibir el estatus de “preso político”, aunque no lo reconozca el Estado ni los medios de comunicación del mismo.

28 noviembre 2006

No hay dos sin tres: ¿república otra vez?

Viendo las últimas manifestaciones republicanas de Fuenlabrada, Leganés o Alcalá, y comprobando así la extensión inexorable de las ideas repúblicanas, uno no puede dejar de pensar qué sucedería en España si finalmente una mayoría de españoles reivindicase la III República.

Y es que no es un asunto baladí: la Constitución española no tiene previsto el cambio de la forma del Estado (de monárquico a republicano), simplemente define al Estado español en su artículo 1.3 como una monarquía parlamentaria.

Lo previsible, en un principio, sería que esa hipotética y mayoritaria reivindicación republicana termine trasladándose automáticamente a la clase política o, al menos, a uno de los dos partidos mayoritarios (PP o PSOE), el cual terminaría incluyéndola en su programa político. Posteriormente, y una vez que tal partido ganase las elecciones generales, el asunto pasaría al Congreso de los Diputados, donde Gobierno y oposición pactarían una reforma constitucional que transformase la forma política del Estado español en una república.

Tal planteamiento, lógico e incluso previsible, genera más dudas de las que resuelve:

1. Es difícil que uno de los dos partidos mayoritarios se haga eco de una reivindicación popular, por muy mayoritaria que sea. Un ejemplo al respecto es la corrupción urbanística, asunto que goza del rechazo practicamente unánime de la sociedad y que, sin embargo, ningún partido toma ninguna medida para atajarla. Para que PP o PSOE se vuelvan republicanos, hacen falta varias manifestaciones masiva y protestas clamorosas a favor de la república.

2. Suponiendo que un partido introdujese la transformación del Estado en su programa electoral, aún más complicado será conseguir que los sectores monárquicos acepten el cambio de buen grado. Y eso incluye al ejército y al propio rey. No hay que olvidar que una de las misiones del ejército, según el punto 8 de nuestra Carta Magna, es la defensa del “ordenamiento constitucional” (tarea que, sin embargo, se supone que es del Tribunal Constitucional). Así, las Fuerzas Armadas podrían alegar en un momento dado que una reforma que altera de arriba abajo el texto del 78 es en realidad un intento de subvertir dicho orden. O dicho con otras palabras, podría producirse un golpe de Estado (amparado por la propia Constitución) que impidiese el advenimiento de la III República.

3. Podría alegarse que el ejército no puede tomar decisiones políticas por sí misma, y que si realizase algún tipo de acción armada siempre sería bajo las órdenes del Gobierno de turno. Una objeción que no se corresponde con la realidad: el mando supremo de las Fuerzas Armadas no lo ejerce el presidente del Gobierno ni ningún otro cargo del Ejecutivo, sino el jefe del Estado, o sea, el propio rey. Nos encontramos así con una situación curiosa en la que la persona más perjudicada por el advenimiento de la III República es precisamente la que está facultada legalmente y la que tiene poder para realizar un “golpe de Estado” para impedir dicho advenimiento. Un Estado monárquico, en fin, protegido por un ejército cuyo mando supremo lo ejerce el rey.

Obviamente, para realizar un cambio profundo en la forma del Estado no podemos confiar en la clase política. Pero, aún si pudiéramos, pendería sobre la sociedad, como una espada de Damocles, todo el peso del ejército y sus armas. Tampoco podríamos confiar en las élites económicas o culturales españolas, las mismas que llevan décadas cacareando el tan manido cuento de la monarquía como “factor de estabilidad” de España.

No, la única manera de instaurar la III República será a través de un proceso revolucionario, es decir, ajeno a la clase política, militar, cultural o económica. Al fin y al cabo, así se instauró también la II República en 1931. En condiciones apropiadas no sería difícil repetirlo, pero a no ser que llevemos ese proceso revolucionario aún más allá y transformemos absolutamente a la sociedad española, siempre penderá sobre el país la amenaza de que la República termine, una vez más, aniquilada por sus enemigos.

27 noviembre 2006

Periodismo policíaco

El diario El Mundo ha “revelado” que la huelga de hambre que el preso político vasco Iñaki de Juana Chaos comenzó el pasado 7 de agosto y que mantuvo durante 63 días no era más que un ridículo fraude. Según el periódico, el ex terrorista habría estado ingiriendo durante dicha huelga varios alimentos como jamón york, leche, miel o pan bimbo.

La fuente de dichas aseveraciones es, cómo no, anónima. Un “funcionario de prisiones” que “trabajó durante varios días en que De Juana permaneció en huelga en el módulo de aislamiento de la cárcel de Algeciras” y que responde al nombre (ficticio) de Ramón es el origen de esa “información”.

Por supuesto, el diario no se para ahí y a continuación efectúa una serie de “investigaciones” sobre la persona de De Juana (todas con datos provenientes de fuentes anónimas, claro) ahondando en su vida intelectual, familiar o sentimental. Incluso realiza comparaciones entre la huelga de hambre de De Juana y la que mantuvo durante 66 días (3 más que De Juana) el activista del IRA Bobby Sands en 1981 y que le llevó a la muerte, como dice el mismo periódico, por “deshidratación” (lo que evidencia que dicha huelga de hambre incluyó la restricción de líquido potable alguno, a diferencia de la huelga que mantuvo De Juana).

A raíz de estas “revelaciones”, el cachondeíto de la derecha española no se ha hecho esperar; como muestra, baste mencionar el acto público protagonizado por el presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, a las puertas de la Audiencia Nacional: el individuo instaló un puesto con sándwiches de jamón york para repartir entre el resto de manifestantes, en una especie de show que pretendía ironizar sobre la huelga de De Juana.

Sin embargo, al final el diario, en ese mismo artículo, queda en evidencia al facilitar la información de que De Juana fue hospitalizado tras haber perdido 24 kilos en apenas dos meses. Una vez en el hospital, tuvo que ser obligado a recibir alimentación. Tales hechos demuestran, pues, el absurdo de esa pretendida exclusiva.

La idea no es en absoluto nueva, pero vuelve a mostrar su efectividad: inventamos una determinada información que sirva para ridiculizar y/o desmentir un determinado hecho que, a juicio del Estado, pueda beneficiar a la izquierda abertzale (en este caso, un acto con un cierto ingrediente heroico como es una huelga de hambre) y para dar una cierta apariencia de verosimilitud basamos esa información en fuentes anónimas (“fuentes de la lucha antiterrorista” suele ser el recurso más manido). Por supuesto, no sólo el Estado iba a salir beneficiado de semejante acto de manipulación informativa: el periódico (y el periodista) en cuestión puede también anotarse un tanto en forma de exclusiva.

Esta faceta de la lucha antiterrorista hunde sus raíces, como no podía ser de otro modo, en el franquismo. Es célebre el caso del periodista Alfredo Semprún (padre del actual subdirector del diario La Razón), el primer “experto” en ETA gracias a las informaciones (léase invenciones) que el Ministerio de Interior franquista le proporcionaba periódicamente y que él publicaba puntualmente en ABC durante los últimos diez años del Régimen. No en vano dicho personaje era comisario de policía honorario.

Tanta era la credulidad con que el ciudadano español medio acogía sus artículos que Semprún (y sus colaboradores ministeriales) llegaría a cometer exageraciones tan absolutamente increíbles como afirmar que ETA disponía de una base de submarinos en el puerto de Bayona.

En ocasiones, el Estado español ha recurrido incluso a la prensa extranjera para extender sus disparates propagandísticos, como cuando la publicación francesa Le Nouvel Observateur afirmó que los habitantes de Hernani celebraban cada atentado de ETA con el sacrificio de un macho cabrío en la mismísima plaza del pueblo, tal y como recogió en su día la revista Ardi Beltza en su documental “Periodistas: el negocio de mentir”.

Hoy en día, la profesión de periodista-policía está más extendida que nunca en España, y sus integrantes se extienden por la mayoría de medios de comunicación importantes. Sus “informaciones” sirven para objetivos muy diversos, como por ejemplo el intento de criminalizar a las distintas organizaciones de la izquierda abertzale vinculándolas artificialmente con ETA, labor comenzada en la época de Mayor Oreja y que culminó con la creación de la infame Ley de Partidos (y la subsiguiente ilegalización de Batasuna) o con el cierre de varios periódicos (Egin es sólo un ejemplo de muchos otros).

Encuesta sobre consumo

1. - ¿Cuántos niños de otros países estaría usted dispuesto a sacrificar para adquirir un teléfono móvil o conseguir otro mejor?

a) Más de tres me parecería mal.

b) Llegaría hasta diez mil sólo si me garantizasen prestaciones de última tecnología y un año de llamadas gratis.

c) Hasta mil, pero sólo negros o árabes.

d) Depende de la marca.

e) Los que haga falta, a condición de no enterarme.


2. - ¿Cree usted que hay vida fuera del Centro Comercial?

a) Rudimentaria e infrahumana.

b) La ciencia no ha podido establecerlo con seguridad.

c) Sí, pero afortunadamente nuestros misiles están acabando con ella.

d) Cuando compro no me hago preguntas.


3. - Según un reciente estudio, en los próximos 50 años habrá que reducir la población mundial en 4.350 millones de personas si queremos seguir manteniendo nuestro actual nivel de crecimiento y consumo. Según usted, ¿qué criterio debería aplicarse para escoger a los afectados por este recorte demográfico?

a) Por sorteo.

b) Según el poder adquisitivo: las nóminas más bajas y los parados consumen desgraciadamente muy poco.

c) Deben decidir los más racionales y desinteresados, es decir, Europa y EE UU.

d) El mercado se ocupará por sí solo de hacer la selección.


4. - ¿Qué es lo que más le gusta a usted del Museo del Prado?

a) Los sándwiches de la cafetería.

b) Que se pueden comprar las postales.

c) Que me recuerda un poco a IKEA.

d) No voy nunca. Prefiero los parques de atracciones.


5. - Si finalmente se demostrara que el consumo creciente en Occidente de carne, agua, petróleo, cosméticos, electrodomésticos, ordenadores, móviles, etc. está poniendo en peligro la supervivencia del planeta, usted estaría dispuesto a renunciar:

a) Al planeta.

b) A regalar juguetes a mis sobrinos.

c) A leer las noticias.

d) Confío en que los gobiernos tomen medidas a tiempo contra los ecologistas.


6. - Las protestas de las multinacionales, que se quejan con razón de que, mientras se les permite interrumpir las películas de la televisión, no puede en cambio utilizar como soportes publicitarios las obras clásicas de la pintura y la escultura, acabarán siendo lógicamente atendidas. ¿En qué parte del cuerpo de la Gioconda, según usted, debería poner Coca-Cola o Nike la propaganda de sus productos?

a) En la frente.

b) Entre los pechos.

c) Sobre los hombros.

d) Creía que la Gioconda era una creación de la casa Coca-Cola.


7. - ¿Por qué cosas cree usted que valdría la pena luchar, arriesgar la vida, renunciar a su felicidad, a su tiempo, a sus hijos, abdicar de sus principios, dejarse humillar por su jefe, negociar su dignidad o vender sus órganos (o los de otros)?

a) Un televisor con pantalla de plasma.

b) El último modelo de Nokia.

c) Hacer el ridículo en un programa de Tele-5.

d) Por cosas como éstas estaría también dispuesto a lanzar bombas.


8. - ¿Qué se llevaría usted a una isla desierta?

a) La tarjeta de El Corte Inglés.

b) El Corte Inglés mismo.

c) Las rebajas de enero.

d) Una pistola para que no me roben la tarjeta de El Corte Inglés.


9. - La ventaja de nuestra época es que no sólo nos permite consumir objetos sino también las imágenes de estos objetos; es decir, nos permite gozar no sólo de la muerte de un congoleño o un indonesio materializada en un ordenador nuevo o en un modelo superior de Nokia, sino que nos permite gozar también de las imágenes en directo de la muerte de los demás. Como consumidor, ¿cuáles son las formas de muerte ajena con las que usted más disfruta?

a) Bombardeos.

b) Hambrunas y desastres naturales.

c) Torturas.

d) En televisión todas parecen bonitas.


10. - ¿Y a qué pueblos pertenecen las imágenes de muerte que más le gusta consumir?

a) Africanos.

b) Centroamericanos.

c) Árabes y musulmanes en general.

d) Todas por igual: no soy racista.


11. - ¿Qué cree usted que tienen en común un libro, una mujer, una hamburguesa, un coche y unas zapatillas de marca?

a) Que los cinco son objetos.

b) Que los cinco son comestibles.

c) Que los cinco pueden adquirirse con tarjeta de crédito.

d) Nunca compraría un libro.


12. - Según un estudio, los consumidores españoles gastan medio millón de euros cada minuto (478.042 exactamente). Somos los primeros de Europa en consumo de cosméticos y cirugía estética, los segundos del mundo en consumo de pornografía vía internet y estamos ya entre los diez primeros en consumo de niños a través de ese fenómeno que se conoce como "turismo sexual". ¿Qué opina usted de nuestro papel en el mundo?


a) En "turismo sexual" debemos mejorar: la prostitución infantil salva del hambre a muchas familias del Tercer Mundo.

b) Por patriotismo uno debería estar dispuesto a cambiarse la nariz al menos una vez al año.

c) Los parados españoles deberían gastar más para mejorar nuestro ranking.

d) No se deben mezclar el consumo y la política.


13. - Beatriz de Orléans, representante de Christian Dior, explica por qué lógicamente un bolso de seda de esa marca cuesta 2.790 dólares: tienen que hacerlos niños -que cobran 14 céntimos de dolar la hora- con sus "pequeños deditos". ¿Cree usted que vale la pena pagar ese precio?

a) Los niños podrían cobrar un poco menos.

b) Se les podría enseñar a utilizar también los pies.

c) Los niños merecen nuestro sacrificio.

d) Demostrar que se es más rico nunca es demasiado caro.


14. - ¿Le parece a usted justo que, mientras un coche pequeño cuesta más de 6.500 euros, los paisajes nevados, el cielo estrellado y el color azul sigan siendo gratis?

a) Si no se pueden comprar, es que no valen nada.

b) Me gustaría más si sólo pudiésemos verlos los ricos.

c) Entre un cielo estrellado y un coche hay diferencias: el cielo estrellado debería ser muy barato.

d) Privatizar el color rojo sería más rentable.


15. - ¿Cuáles son las imágenes que más le angustian cuando piensa en el futuro de la humanidad?

a) Una televisión apagada.

b) El Carrefour cerrado.

c) La desaparición de las vallas publicitarias.

d) Estoy seguro de que Bill Gates arreglará cualquier problema que surja.

e) Cuando compro, nunca pienso en el futuro de la humanidad.


(Visto en Rebelión)

La situación cubana (II)

En mi anterior post comenté la situación cubana desde el punto de vista político, es decir, cómo el ataque constante de los EE UU hacia Cuba desde hace 50 años hacen desaconsejable la instauración de la democracia en la isla, con el fin de proteger los tremendos avances que consiguió la revolución.

Y es que se suele comentar mucho la situación económica cubana desde el punto de vista occidental, es decir, comparando la economía de la isla con la economía de, pongamos por caso, España. Un burdo truco propagandístico que denota la falta de realismo del que lo practica. Del mismo modo que a España se la compara con sus vecinos más inmediatos (Francia, Italia, Portugal…) lo justo es que Cuba sea comparada con los países de su entorno: Haití, República Dominicana, Guatemala, Honduras, México, etc.

En ese aspecto, la economía cubana gana a las demás por goleada: no sólo tiene uno de los mejores sistemas sanitarios o educacionales del mundo (por ejemplo, la revolución logró acabar con enfermedades antes muy frecuentes, como el tifus), sino que (para los que gustan de los grandes datos macroeconómicos) crece a un ritmo anual real del 8% (según The World Factbook, una publicación de la propia CIA, nada sospechosa de procastrista). Y todo ello, tengámoslo siempre presente, con un duro embargo económico que dura ya casi 50 años.

Obviamente, si un ciudadano de Europa occidental viaja a Cuba, se dará cuenta de que el pueblo cubano sufre muchos déficits en comparación con el país de origen de dicho ciudadano. Ahora bien, si fuese un ciudadano haitiano (por ejemplo) el que realizase dicho viaje, seguramente creería encontrarse en el paraíso. Valga este ejemplo para muchos otros ciudadanos del mundo, ya sean latinoamericanos, africanos, asiáticos o de la Europa del Este (cuyo nivel de vida, después de varios años de benéficas políticas neoliberales, ha alcanzado niveles tercermundistas).

Es indignante, en fin, que periódicamente diversos políticos o medios de comunicación nos mencionen la “pobreza” del pueblo cubano, la mayoría de las veces como ejemplo del fracaso de toda política ajena al capitalismo. Lo cierto es que, al contrario, la economía cubana es un ejemplo del fracaso del capitalismo y del éxito de toda aquella medida económica despreciada por el neoliberalismo.

20 noviembre 2006

La situación cubana (I)

Es muy común en estos tiempos que corren realizar análisis sobre la situación de Cuba que no responden a criterios realistas, y sí a una propaganda interesada.

Para empezar se suele realizar (desde gobiernos o medios de comunicación) fuertes críticas a la dictadura de Fidel Castro. Es obvio que en Cuba hay una dictadura, creo que eso no se puede poner en duda: la única duda es si está justificada o no. No tengo una opinión estricta al respecto; al contrario, me asaltan dudas sobre la conveniencia de un régimen democrático en Cuba. Es obvio que es cuanto menos peligroso que un pequeño país en guerra con la mayor superpotencia que ha conocido jamás el ser humano se permita el lujo de establecer ciertas condiciones democráticas.

El ejemplo lo tenemos en Nicaragua: tras la revolución sandinista de 1979, el gobierno de Daniel Ortega nacionalizó la banca, realizó una necesaria reforma agraria y llevó a cabo una política de economía mixta. Estados Unidos (principal valedor del antiguo dictador nicaragüese, Anastasio Somoza) puso en la diana muy pronto (en 1981) al nuevo gobierno sandinista, financiando un ejército (la contra) reclutado entre las antiguas filas de la guardia de Somoza y que se distinguió por sus ataques terroristas contra la economía y la población nicaragüenses. El gobierno de Ortega no tuvo más remedio que instaurar el servicio militar obligatorio y destinar a la guerra los recursos económicos que en un principio eran destinados a fines sociales, como la lucha contra el analfabetismo o la sanidad. Tras diez años de ataques terroristas, Nicaragua quedó devastada moral y materialmente y se pudo acusar vilmente al gobierno de Ortega de haber sumido al país en el desastre. No es extraño que, en tales condiciones, las elecciones de 1990 las ganase la señora Violeta Chamorro (candidata apoyada por EE UU) con la promesa de restaurar la paz en el país: ella sabía perfectamente que en cuanto EE UU se saliese con la suya, cesarían los ataques terroristas, lo que evidencia la curiosa concepción de la democracia que tiene el gobierno norteamericano.

El caso es que el gobierno sandinista mantuvo el sistema democrático y, exceptuando momentos puntuales y justificados en que decretó el estado de emergencia, permitió siempre elecciones libres y libertad de expresión total y absoluta. Tanto es así que el principal periódico de la oposición, La Prensa, pudo en todo momento alinearse explícitamente con los mercenarios de la contra sin ser censurado jamás por parte del gobierno. El hecho de que un país sometido a ataques armados constantes tolere que un periódico se alinee con la superpotencia atacante y propague la propaganda de ésta, creo que es único en la historia de la humanidad.

¿Pero cuáles fueron los resultados de esa permisividad? Estados Unidos pudo así realizar su particular chantaje político y presionar a la ciudadanía nicaragüense para que votase a su candidato particular, que acabaría con la guerra y, de paso, restablecería un sistema económico al gusto de Washington. Tras 16 años de aplicación del modelo neoliberal en Nicaragüa, las cifras son espantosas: el 80% de la población en el umbral de la pobreza, según datos del diario español El Mundo. Poco o nada permanece de aquellos primeros y asombrosos avances que lograron los sandinistas, reduciendo el analfebetismo del 50% a tan sólo el 13% o disminuyendo significativamente la tasa de mortalidad infantil.

La diferencia de Cuba con Nicaragua son evidentes: 47 años después de la revolución, y pese al embargo económico que sufre la isla, aún permanecen aquellos logros en materia social, educacional y sanitaria que se alcanzaron en Cuba. Y ello porque la dictadura castrista no ha permitido la infiltración o el chantaje de los EE UU.

La democracia es sin duda uno de los mejores inventos de la humanidad, y debería ser la meta política que guíe a este planeta. Sin embargo, existen determinadas circunstancias históricas, absolutamente excepcionales, que desaconsejan la práctica democrática o la libertad de expresión absoluta.

30 octubre 2006

Indicios de culpabilidad

El 1 de marzo de 2004 la OTAN publicó una nota de prensa en la que anunciaba el comienzo el día 4 del CMX 2004, un ejercicio de simulación en el que participaron los 19 países aliados y, por primera vez, los siete candidatos de la Europa del Este que preparan su adhesión a la OTAN. El ejercicio finalizó la noche del 10 de marzo, es decir, pocas horas antes del 11-M, y su contenido permanece secreto, aunque algunas fuentes aseguraron al díario El Mundo que consistía en un atentado de la rama saudí de Al Qaeda contra una central química holandesa, causando (como en Madrid) unos 200 muertos. Al frente del ejercicio se situó el secretario general de la Alianza, el holandés Jaap de Hoop Scheffer, quien curiosamente había visitado nuestro país el 26 de febrero de 2004, es decir, tan sólo unos pocos días antes.

De manera similar, el 11-S en Estados Unidos también coincidió con una serie de ejercicios de simulación que quizá lograron facilitar los atentados. Por ejemplo, el ejercicio militar Global Guardian, que tenía como escenario un ataque nuclear a Estados Unidos por parte de Rusia, movilizó a cientos de militares y a varias agencias gubernamentales en esos días. Por otro lado, parte del personal más calificado para responder a los ataques, el grupo mixto de intervención antiterrorista FBI/CIA, estaba participando el 11 de septiembre en un ejercicio de entrenamiento en California, es decir, al otro extremo del país. Quizá sea más grave el hecho de que las dos terceras partes de los aviones que componen el 27th Fighter Squadron (uno de los encargados de proteger las zonas de NuevaYork y Washington) habían sido enviadas a Turquía e Islandia.

En lo que respecta a Londres, el mismo 7-J por la mañana tuvo lugar un ejercicio en el que se tomaba como escenario un atentado con bombas contra varios trenes de la red de metro londinense, es decir, justo lo que aconteció en realidad y en esos mismos momentos. De este hecho tenemos conocimiento gracias a las declaraciones que realizó a la BBC esa misma tarde el señor Peter Power, ex oficial de Scotland Yard y director de la empresa privada Visor Consultants, creadora del misterioso ejercicio encargado a su vez por otra empresa cuyo nombre Power no quiso facilitar.

Pero esta no es la única similitud que guarda el 11-M con otros atentados. Al igual que en el 7-J, el 11 de marzo consistió en un atentado múltiple contra varios trenes: de Cercanías en el caso de Madrid, de Metro en el caso de Londres. El atentado de Bombay el 11 de julio de 2006 (11-J) fue aún más parecido a nuestro 11-M: siete bombas explosionadas simultáneamente en otros tantos trenes públicos y que causaron 200 muertos. Aunque en un principio se acusó a Al Qaeda de la masacre, las investigaciones de la policía india concluyeron que los atentados fueron planeados y ejecutados en realidad por los servicios de inteligencia paquistaníes, del mismo modo que la policía indonesia acusa al Mossad israelí de la autoría del atentado de Bali.

También resultan parecidas las pruebas que apuntan a Al Qaeda en todos estos atentados: en el 11-S se descubrió un Corán y un manual de vuelo en un coche abandonado en el aeropuerto de Boston, mientras que en el 11-M se descubrió un casette con versos coránicos dentro de una furgoneta Renault Kangoo aparcada al lado de la estación de cercanías de Alcalá.

Otra similitud más radica en los movimientos financieros que antecedieron a los atentados.En los días previos al 11-S, se produjeron una serie de extrañas transacciones en la bolsa de Nueva York que indicaban que alguien estaba apostando a que en breve caería el valor de las principales aerolíneas y aseguradoras estadounidenses, como así sucedió tras los atentados de Nueva York y Washington. Del mismo modo, el 8 de marzo de 2004 se empezó a registrar en las principales bolsas europeas una brusca caída, sin razón aparente, de determinados valores (aerolíneas, aseguradoras y empresas hoteleras) que tras el 11-M caerían aún más. Por el contrario, se registró un incremento del valor de las empresas de seguridad y de las petroleras, es decir, de los valores que es previsible que aumenten tras un atentado de estas características, como también es previsible que caigan los valores mencionados anteriormente: las compañías de seguros y las relacionadas con el turismo.

Pero hay detalles que rodean el 11-M aún más curiosos, como el hecho de que el satélite estadounidense Ikonos fotografiase la estación de Atocha y sus alrededores el 23 de agosto de 2003. Dicho satélite está dotado de sistemas desarrollados por la empresa Lockheed Martin, el primer contratista del Pentágono, mientras que la gestión de las imágenes así como el servicio a los clientes y el proceso digital de tratamiento de las fotografías recayó en Raytheon, otra empresa de armamento con numerosos lazos con la CIA. Otro satélite estadounidense, el Quickbird, también realizó numerosas fotografías en primer plano a la estación de Atocha el 8 de febrero de 2002, en una de las cuales se observa perfectamente el trazado de la línea C-1 en la que tuvieron lugar los atentados. Las imágenes permanecieron en secreto hasta pocas horas después de los atentados.

Por otro lado, la masacre del 11-M se produce en un momento (finales de febrero y principios de marzo) en el que había un impresionante despliegue antiterrorista en Madrid y en todo el territorio español. Miles de agentes habían sido movilizados por el Ministerio del Interior supuestamente para evitar la comisión de un atentado en plena campaña electoral. Con motivo del intento de atentado en la estación de Chamartín por parte de ETA en la nochebuena de 2003, el Gobierno español anunció poco días antes del 11-M que las estaciones de ferrocarril y los trenes iban a ser objeto de una especial vigilancia.

Es decir, el 11-M se prepara y se ejecuta al mismo tiempo que Madrid se convertía en la capital europea más vigilada y mientras la OTAN llevaba a cabo el ejercicio CMX 2004 en varias capitales europeas, incluída la española (el ejercicio contó con la participación de personal de Presidencia del Gobierno, del Ministerio de Defensa y del CNI). Así pues, resulta bastante difícil creer que en estas condiciones pueda cometerse un atentado de la naturaleza del 11-M, sobre todo por parte de una banda compuesta por confidentes policiales o traficantes de hachís controlados por la Policía y la Guardia Civil.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que el atentado también se produce mientras la CIA mantiene una intensísima actividad en toda Europa y especialmente en España. Debemos recordar que el Convenio de Defensa bilateral suscrito entre España y Estados Unidos (modificado en 2002 por el Gobierno de Aznar) permitía que los servicios de espionaje y las unidades militares estadounidenses pudiesen operar con total impunidad en el territorio español, sin delimitar su actividad en términos legales. Todo lo cual entra en relación con los famosos vuelos secretos de la CIA, uno de los cuales aterrizó el 9 de marzo en Palma de Mallorca procedente de Libia y despegó apresuradamente el día 12 (al día siguiente de los atentados) rumbo a Iraq. El destino aparente del vuelo iba a ser Suecia y se suponía que su fecha de partida iba a ser posterior.

Vista la situación, no es extraño que el Gobierno de Aznar marginase de la investigación al CNI poco después de los atentados, o que incluso rechazase la colaboración ofrecida por la CIA y el Mossad. Quizá simplemente se cumplió el vaticinio realizado por el periodista Manuel Freytas tan sólo tres días antes, el 8 de marzo de 2004, en un artículo titulado “La carta secreta de Bush para ganarle a Kerry en noviembre”: “En el mundo de las teorías de inteligencia y de la utilización política del terrorismo por parte de los halcones todo es posible, incluso una nueva masacre similar a la de las Torres Gemelas, pero esta vez en Europa, más precisamente Francia, Gran Bretaña o España, países clave donde una cadena de atentados terroristas haría que la humanidad se olvide por un rato largo de Bush y de los muertos de Irak. Precisamente lo que más le conviene al lobby judío y a los contratistas de la guerra”.

24 octubre 2006

La derecha cristiana

Uno de los rasgos que la derecha aduce para mostrar su presunta superioridad moral sobre la izquierda son sus valores cristianos. Sin embargo, hay que recordar que Jesucristo fue un personaje que se opuso al orden socio-político de su época (criticó siempre que pudo al estamento sacerdotal dirigente judío, y no dudó en calificar de "zorra" al rey Herodes Antipas), que preconizó un pacifismo revolucionario ("al que os robe la túnica, ofrecedle también el manto") y un sentido de la justicia social sin parangón en su época.

En lo que respecta a esto último, pocos recuerdan aquella frase tajante que Jesús pronunció al principio de su vida pública: "Bienaventurados los pobres, porque vuestro es el Reino de Dios" (Lc 6, 20), expresión que posteriormente alguien (sin duda no era pobre) manipuló en el evangelio de Mateo para desvirtuar su sentido: "Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el Reino de los Cielos" (Mt 5, 3).

Mucho más contundente se muestra Jesús cuando afirma que "difícilmente entrará un rico en el Reino de los Cielos. Os lo repito, es más fácil que un camello entre por el ojo de una aguja, que el que un rico entre en el Reino de los Cielos" (Mt 19, 23-24). Como en el caso de la bienaventuranza anterior, algunos pretendieron forzar esta expresión cristiana en un sentido mucho menos izquierdista: el "ojo de la aguja" se referiría a una "puerta pequeña", o bien hubo un error de traducción y "camello" provendría del griego "kamelos", palabra que designaba a las sogas con las que se amarraban los barcos. Explicaciones absurdas todas ellas si tenemos en cuenta que en el Talmud encontramos la expresión "el elefante que entra en el ojo de una aguja" (Berajot, 55b; Bab. Metz., 38b), algo físicamente tan imposible como el hecho de que un rico entre en el Reino de Dios.

Pero en "Hechos de los Apóstoles" encontramos una descripción (casi marxista, se atrevería a afirmar alguno) de cómo esas ideas fueron llevadas a la práctica por Jesús y sus discípulos: "Todos los que habían abrazado la fe estaban unidos y tenían todo en común; vendían las posesiones y los bienes, y lo repartían a todos según lo que necesitara cada uno" (Hc 2, 44-45). Socialismo puro, en suma.

Ahora bien, ¿qué tienen que ver estas ideas con las políticas de derechas? ¿Qué tiene que ver ese sentido de la justicia social y de la vida en comunidad con el neoliberalismo, las privatizaciones y la reducción de los servicios sociales? ¿Y qué tiene que ver el pacifismo cristiano con guerras como las de Irak? Por mucho que me esfuerce, soy incapaz de ver un sólo rasgo cristiano en personajes como Bush, Aznar o Berlusconi.

Al fin y al cabo, las supersticiones primitivas propias de la derecha (creencia en el "cielo" y el "infierno", adoración de santos y vírgenes, misa diaria, etc.) no pueden ser calificadas propiamente de "cristianas", tal y como un mínimo estudio de los evangelios pone de manifiesto.

16 octubre 2006

No a la negociación con ETA

Estoy totalmente de acuerdo con todos aquellos que se escandalizan con que el Gobierno español negocie con ETA. Es vergonzoso que la banda terrorista exija unas condiciones específicas para dejar de matar: ETA debe dejar de practicar el terrorismo porque sí, porque es lo que marca la ley, además de ser lo ético y lo humano.

De la misma manera, el Gobierno español no debe de negociar con ninguna banda terrorista. Por el contrario, debería cumplir la ley y punto, y hacer lo que humanamente es debido. Para empezar debería acabar con la dispersión de los presos vascos, porque según la ley española todo preso tiene derecho a estar en una cárcel próxima a su domicilio para facilitar su reinserción en la sociedad.

Seguidamente, y por su carácter antijurídico (incompatible con una auténtica democracia), el Gobierno debe eliminar todas las leyes de excepción existentes en la legislación española (como la famosa Ley de Partidos del año 2002), e incluso reformar la Constitución para hacer desaparecer el artículo 55.2. Por supuesto, también debería desaparecer la Audiencia Nacional, por su carácter excepcional y heredado del antiguo Tribunal de Orden Público franquista. En resumen, debe acabarse con el apartheid que hoy sufre el pueblo vasco en materia de política, leyes o prácticas carcelarias.

Por último, y cumpliendo con la Carta de las Naciones Unidas (firmada por España), se debe permitir la libre determinación del pueblo vasco.

Todo eso es lo que ETA y el Gobierno español deben de hacer, porque es lo que les corresponde por ley, y no porque negocien entre sí. Con las leyes y con la democracia no se negocia.

13 octubre 2006

La Operación Roca

En 1985, la gran banca española se percató de que Felipe González podría revalidar su mayoría absoluta al año siguiente, posibilidad inquietante a tenor de episodios como la expropiación de Rumasa: los banqueros temían una deriva izquierdista del PSOE tras las elecciones del 86, cosa que finalmente no se produjo ni por asomo.

Tal preocupación era comprensible si tenemos en cuenta las posibilidades reales de los contrincantes de González: el líder de Alianza Popular, Manuel Fraga, había alcanzado su techo electoral debido a su pasado franquista, y las querellas internas habían terminado por descomponer a UCD. En lo que respecta a los partidos de derechas, sólo CiU se mantenía constante en Cataluña. Ahí nace la Operación Roca.

Los bancos españoles creyeron necesario catapultar desde las filas de Jordi Pujol a un nuevo partido político capaz de convertirse en la bisagra entre los dos partidos mayoritarios (PSOE y AP) y expulsar del poder a González o, por lo menos, evitar que revalidase la mayoría absoluta. El candidato idóneo para esa misión no fue otro que Miguel Roca (diputado de CiU y uno de los padres de la Constitución española), y el partido en cuestión fue bautizado como Partido Reformista Democrático. Florentino Pérez se unió al proyecto como número dos de a bordo.

El PRD recibió de los grandes bancos españoles la fabulosa suma de 24 millones de euros (cerca de 4.000 millones de pesetas de entonces), algo excesivo teniendo en cuenta los préstamos que recibieron los dos partidos mayoritarios en aquel entonces: 9,6 millones de euros para el PSOE y 7,2 millones para AP.

El éxito que supuso la campaña electoral del PRD (más de 1.700 actos en 37 provincias) contrastó con el sonoro fracaso de sus resultados. El partido liderado por Roca no consiguió ni un solo diputado, y el PSOE ganó nuevamente las elecciones con mayoría absoluta. Resultaron ser los 24 millones de euros peor invertidos de la historia de la política española.

Pero evidentemente tal suma de dinero no era un regalo, sino un préstamo, y los meses siguientes a las elecciones los acreedores llamarían a la puerta del despacho de Roca para saldar deudas. Como es lógico, ni el señor Roca ni CiU disponían de tales fortunas, así que el desembolso provino del propio pueblo catalán, que pagó de su bolsillo sin saberlo las aventuras de poder de políticos y banqueros. Al Banco Hispano Americano, por ejemplo, se le conoce su cobro por medio de la empresa constructora Ferrovial (propiedad de aquél por entonces), a la que fue adjudicada la construcción y explotación de la autopista Tarrasa-Manresa, por decisión personal y directa de Pujol. La operación es tanto más escandalosa por cuanto el proyecto presentado a última hora por Ferrovial estaba inacabado, no cumplía con los requisitos de la adjudicación y, en definitiva, no podía competir con las otras ofertas, por lo que fue descartado por los técnicos. El cobro del resto de bancos se realizaría por medio de chanchullos parecidos.

Este episodio de nuestra historia más o menos reciente, ignorado por muchos, supone una buena muestra de los lazos que unen a los poderes económico y político de nuestro país, así como de la corrupción que impera en ellos.

11 octubre 2006

El humanismo cristiano de HazteOir

Supongo que a estas alturas todo el mundo conocerá (o al menos le sonará) la organización HazteOir. Se trata, según afirma su propia página web, de una organización "humanista de carácter cristiano" nacida para intentar influir en las decisiones políticas españolas. Y para comprobar ese profundo humanismo cristiano nada mejor que pasear por el foro de su web, donde encontramos temas tan sumamente interesantes como el hecho de que en Sitges se inaugure la primera escultura dedicada al colectivo gay, consistente en un triángulo invertido de color rosa. El primer comentario curioso lo aporta un sujeto que opina que "lo de invertido me parece de lo más apropiado teniendo en cuenta a los sujetos a los que se pretende homenajear".

Efectivamente, a juzgar por las opiniones contenidas en dicho foro podría decirse que los integrantes o simpatizantes de HazteOir están en contra de la homosexualidad. De hecho, la califican de "aberrante" y condenan su difusión: "Objetivamente las practicas homosexuales son aberrantes y contrarias a la naturaleza humana. En el Levítico se dice que el hombre que yace con otro hombre como si fuese una mujer comete abominación". Dejando aparte que en el Levítico se dicen muchas más cosas (como que la carne de cerdo es impura y no debe comerse o que la mujer que tenga la regla tendrá que sacrificar dos pichones), ¿alguien sabría decirme exactamente en qué consiste eso de "abominación"?

Pero claro, aquí se plantea el debate: si la homosexualidad es pecado... ¿significa que el homosexual es un pecador y por tanto hay que condenarlo? Suerte que hay un participante en el foro que da con una respuesta, digamos, "diplomática" a esta pregunta: "el homosexual que no puede sustrarse a su tendencia sabiendo que no es acorde con la naturaleza humana y con el plan de Dios debería evitar la práctica homosexual. En este caso no es culpable. Otro caso son los gays que vemos un día sí y otro también haciendo apología de una conducta desordenada como es la homosexualidad, por no hablar de lo del monumento. Esto sí que es una abominación" (otra vez con la dichosa "abominación").

Así, sólo los homosexuales que no se esconden y que están orgullosos de serlo irán al infierno, según los participantes en el foro de HazteOir. Desde este punto de vista, en efecto, el día del orgullo gay es la Gran Abominación, aunque otro participante tiene una óptica sobre ese asunto mucho más racional: "si no existe el orgullo alcohólico no sé por qué tiene que darse el orgullo gay".

Pero no vayamos a creernos que los participantes de dicho foro afirman alegremente, sin argumento alguno que lo sustente, que la homosexualidad es una enfermedad, como pueda serlo el alcoholismo o el cáncer. No, en absoluto, ni mucho menos. Para defender sus tesis cuentan con demostraciones lógicas y 100% científicas, como la que sigue: "La homosexualidad nunca será algo normal. Sólo hay que mirar los cuerpos del hombre y la mujer para saber que el complemento es hombre-mujer, no hombre-hombre o mujer-mujer".

Pero lo peor de todo este asunto no es que exista algo tan aberrante como la homosexualidad, o que la practiquen sin remordimiento ninguno tantos millones de personas en el mundo, sin ni siquiera darse cuenta de que es una enfermedad sin cura conocida (dejando aparte los métodos revolucionarios del afamado doctor Aquilino Polaino). No, lo peor de todo eso es que además se trata de una moda moderna: "Y muchos homosexuales no nacen, se hacen, sí, aunque parezca extraño. A lo sumo uno puede nacer con predisposición a las personas del mismo sexo, pero no que nazcamos homosexuales directamente".

En principio, no me preocupa que las personas que tienen este tipo de "pensamientos" pululen por las calles y nos los crucemos a diario. Lo realmente serio es que comiencen a organizarse y a militar políticamente, ya sea en Hazte Oir o en otro tipo de organizaciones afines al PP. Y no sólo eso, sino que comiencen a ser la vanguardia de la oposición al gobierno y los máximos organizadores y participantes de las numerosas manifestaciones que son jaleadas desde los medios de comunicación más derechistas (COPE, El Mundo...).

En otros países, simplemente, los homófobos tienen más vergüenza.

La violencia es de derechas

Ayer me encontré con una manifestación en repulsa por una paliza que cuatro descerebrados skins le dieron a un chaval hace un par de fines de semana. Como se puede uno imaginar, a la manifestación en cuestión acudieron toda clase de tribus izquierdistas raras: punkies, red skins, sharperos, okupas y melenudos en general.

El lema de la mani (que no estaría formada por más de 150 ó 200 personas) era: "no más agresiones fascistas en nuestros barrios". Oí todo tipo de gritos que recuerdan a la guerra civil, como "esta será la tumba del fascismo" o "no pasarán". Pero lo que más me llamó la atención fue una pancarta en la que se podía leer: "la violencia revolucionaria aplastará al fascismo". Toma ya. Seguro que soy un ignorante y que esa frase pertenece a algún icono "izquierdista", como por ejemplo Lenin. Me da igual. Me parece indignante que gente que se autoproclama de izquierdas crea en la violencia, o en algún tipo determinado de violencia (aunque confieso que no soy capaz de distinguir la "violencia revolucionaria" de la que no lo es).

Señores: la violencia es un valor de la derecha. Desde que el mundo es mundo, han sido los poderosos los que la han ejercido contra el pueblo por medio de guerras y represiones. El pacifismo o la cultura de la no violencia, por el contrario, son valores izquierdistas por excelencia. La izquierda no debe usar la violencia nunca, y únicamente como defensa ineludible ante un ataque estaría justificada. Por supuesto, los intentos de agresión que sufrieron ayer los dirigentes del PP en Martorell no se enmarcan dentro de la "legítima defensa", ni mucho menos.

Démonos cuenta, de una maldita vez, que han sido siempre el totalitarismo y la violencia los factores que más han dañado a la izquierda, desde fuera y desde dentro.

10 octubre 2006

Roma no paga a leales

Germán Yanke es un periodista vasco que hasta hace unos pocos años trabajaba en el periódico ABC. En el 2003 fue uno de los firmantes de una declaración de apoyo a Aznar con motivo de la participación de éste en la masacre de Iraq. Posteriormente, despúés del golpe de Estado madrileño, la señora Esperanza Aguirre le recompensó nada menos que con la dirección y presentación de los informativos nocturnos de Telemadrid, el llamado "Diario de la Noche". Y todo fue bien hasta ahora.

Y es que al señor Yanke no se le ocurrió otra cosa que preguntar a Espe (en una entrevista que concedió para su programa a mediados de septiembre) si eran ciertos los rumores que afirmaban que Madrid se le queda pequeño y que su ambición verdadera es la presidencia del Gobierno de España. Espe encajó mal la pregunta y acusó a Yanke de "comprar el discurso de nuestros adversarios políticos". Yanke, ingenuo como él solo, despidió la entrevista con un "hasta muy pronto, señora presidenta".

Al poco tiempo, la dirección de Telemadrid exige al periodista una reducción presupuestaria de su espacio, es decir, que prescinda de colaboradores como Pablo Sebastián y que acorte el tiempo de duración del programa. Ahora Germán Yanke ha dimitido alegando "intromisión por motivos políticos en su trabajo", extremo, claro, negado por la dirección de Telemadrid. Su compañero Pablo sebastián escribe en su propia página web un artículo de apoyo a Yanke, en el que denuncia las presiones políticas a las que se ha visto sometido "Diario de la Noche" en los últimos tiempos. El artículo no tiene desperdicio, incluyendo frases como esa referente a "las modernas teorías liberales (véase el pluralismo en ‘La Mañana’ de la COPE), de las que es paladín su protegido y regalado Jiménez Losantos". En fin, todo un regalo observar a la derecha poniendo a parir a la derechona.

El problema de Yanke y Sebastián ha sido únicamente conservar un mínimo de honestidad periodística frente a las manipulaciones de las que tanto gusta tipejos como Zaplana, Acebes o, en este caso, la misma Aguirre. Desde luego no ha sido un problema de lealtad: Yanke ha sido siempre leal a la mano que le ha dado de comer durante años.

En cualquier caso, Yanke y Sebastián son ya unos apestados de la derechona española, como José Antonio Zarzalejos (director de ABC y con su hermano Javier asesor en la Moncloa aznariana, nada menos) o Ruiz-Gallardón. Poco a poco se van perfilando dos derechas en España: una "moderada" y que dice ser "liberal", y otra conservadora que es, a la postre, la auténtica y genuinamente española. Y el riesgo que corre el PP es el de una división en el partido, posterior a las próximas elecciones generales.

09 octubre 2006

La amenaza para la paz

Corea del Norte ha afirmado hoy que ha realizado con éxito una prueba nuclear, y claro, la respuesta de la comunidad internacional no se ha hecho esperar. El Consejo de Seguridad de la ONU ha condenado la prueba, y estudia incluso la imposición de sanciones al regímen cómunista de Pyongyang. El presidente de los EE UU, George Bush, afirma que dicha prueba nuclear es "una amenaza para la paz internacional y la seguridad".
Esta es la idea que transmiten hoy los medios de comunicación, pese a contenerse en ella tal cúmulo de falsedades e hipocresía. Para empezar, alguien debería explicarnos qué es eso de "la comunidad internacional", concepto usado fundamentalmente para referirse al Consejo de Seguridad de la ONU (15 países), a Estados Unidos (1 país) y a la UE (25 países). Y eso que la ONU está compuesta por más de 170 países. Cierto que de vez en cuando también se incluye a Rusia o a China en eso de la "comunidad internacional", pero ni aún así me salen las cuentas. Otro detalle curioso es el de la expresión "régimen comunista de Pyongyang": que yo sepa, nadie se refiere a Estados Unidos como "régimen capitalista de Washington".
Pero lo que me parece ya el colmo de la hipocresía es que el señor Bush, sin rubor alguno, afirme que la prueba nuclear de Corea del Norte es "una amenaza para la paz internacional y la seguridad". Que un hombre que no ha dudado en bombardear e invadir dos países (Afganistán e Iraq), en dar golpes de Estado, fracasados (Venezuela) o no (Haití), o en respaldar política y militarmente a otros secuaces suyos (Israel), se atreva a hablar de amenazas para la paz, es algo increíble. Sería gracioso si no fuese por la tragedia de fondo del asunto.
Y es que lo más preocupante no es que Bush diga eso (ya se sabe que la desvergüenza de los poderosos es siempre manifiesta), sino que haya tanta gente que lo crea a pies juntillas sin pararse por un momento a pensar en las pruebas que avalen la afirmación del terrorista americano. Por lo pronto, deberíamos recordar el historial de uno y otro país: ¿cuántas guerras ha provocado Corea del Norte desde que comenzó su existencia como país, allá por 1948? ¿Cuántas ha provocado Estados Unidos desde esa misma fecha? Aunque la pregunta que deberíamos hacernos, para saber realmente cuál es la auténtica amenaza para la paz mundial, es la siguiente: ¿cuál es el único país que ha usado armamento nuclear contra seres humanos? La respuesta: el mismo de siempre.