25 febrero 2007

Otra manifestación ahogada en sangre

Vídeo de la manifestación del 24 de febrero en Bilbao, editado por Jabiero:



Y aquí, interesante entrevista realizada por La Vanguardia a Arnaldo Otegui.

15 febrero 2007

Las cifras del conflicto vasco

MUERTOS:

-817 víctimas de ETA. 478 pertenecían a cuerpos de seguridad del Estado. El resto, civiles.
-75 en enfrentamientos armados.
-70 víctimas de la guerra sucia. 2 de ellas además fueron violadas.
-44 militantes de ETA por explosión de sus propias bombas.
-35 en manifestaciones o actos de protesta.
-32 (otros).
-24 civiles en altercados con policías y otros casos.
-22 refugiados o deportados.
-20 personas muertas en controles de carretera.
-16 familiares o amigos de presos de ETA muertos en accidentes de tráfico en viajes a las cárceles.
-9 presos en la cárcel (más 8 a consecuencia de ella, según AAB y “Euskal Herria y Libertad”).
-5 personas desaparecidas: dos de ellas encontradas en cal viva.
-6 empresarios por paquetes bomba de “mafias”.
-4 en comisaría (9 más según AAB, también a consecuencia de malos tratos).
-4 en registros de vivienda.
-2 fusiladas.
-Un número indeterminado de suicidios de policías, ex presos, torturados…


HERIDOS:

-3.959 por cargas policiales en movilizaciones. Más de 200 con herida de bala o pérdida de visión por pelotazos.
-2.367 por atentados de ETA. De ellas, 1.294 han quedado con incapacidad física.
-242 por la extrema derecha.
-114 familiares o amigas/os en 23 accidentes graves camino a las cárceles.
-26 personas heridas por “kale borroka”, al menos.
-19 en controles policiales.
-15 por paquetes bomba de “mafias”.
-3 casos no aclarados.
-Un número indeterminado de policías heridos en manifestaciones y huelgas, así como por disparos fortuitos entre ellos.


ATENTADOS:

-3.391 acciones armadas por parte de ETA entre los años 1968 y 2002.
-3.991 actos de vioencia callejera de 1991 a 2004.
-587 agresiones y atentados ultras y parapoliciales (1977 - 1980).
-21 atentados contra sedes políticas (1977 - 1989).
-Un número indeterminado de atentados después.


SECUESTRADOS:

-53 personas secuestradas (10 de ellas, con resultado de muerte).
-8 secuestros por la extrema derecha o parapoliciales (7 de ellos con resultado de muerte).
-Un número indeterminado de secuestros-interrogatorios.


TORTURADOS:

-5.390 denuncias entre 1977 y 2003.
-Centenares de casos en los años franquistas, de 1968 a 1976.


AMENAZADOS:

-Al menos 1.000 personas con escolta en el año 2003, y más de 300 con vigilancia preventiva de la Ertzaintza y Policía Foral.
-Un número indeterminado ha tenido que abandonar Euskal Herria.
-Un número indeterminado de personas reciben amenazas a través de distintos medios por parte de grupos ultras.


DETENIDOS:

-Más de 30.000 personas (de ellas, 8.172 acusadas de ser “miembros de ETA” según Interior).
-10.000 lo han sido en manifestaciones, huelgas, piquetes o asambleas.
-756 por expresión (carteles, pancartas, murales, pintadas...)
-546 por actos de violencia callejera (de 1996 a 2002).
-300 insumisos detenidos, juzgados o encarcelados.
-76 personas, acusadas de ser del GAL, BVE o ATE.


ENCARCELADOS:

-4.770 personas han pasado por la cárcel entre 1977 y 2001.
-696 presos políticos dispersados en 84 cárceles (572 en cárceles españolas y 124 en francesas).
-De los 1.249 presos en las 5 cárceles en territorio vasco a 2004, sólo 14 están acusados de pertenecer a ETA.
-5 presos permanecen en la cárcel por acciones del GAL en el Estado español.


LIBERTADES:

-5.946 sabotajes desde 1995 a 2002, según el Ministerio de Interior.
-Ilegalización de Xaki, Ekin, Haika, Segi, Askatasuna, Batasuna y Udalbiltza. 216 personas en espera de juicio.
-225 candidaturas electorales prohibidas y actas anuladas.
-Los cargos del PP y PSOE, así como sus sedes políticas, son objetivo militar de ETA.
-También han recibido amenazas, sabotajes y acoso formaciones políticas como UPN, PNV-EA, Aralar...
-220 inmuebles embargados.
-1.000 millones en multas contra 2.500 ciudadanos por movilizaciones (1994-2000).
-91 periodistas detenidos por la Policía, procesados o encarcelados.
-43 atentados de organizaciones armadas vascas y “kale borroka” contra periodistas y medios de comunicación.
-28 secuestros de publicaciones.
-27 personas de Egin y de Egunkaria en espera de juicio, 2 de ellas en la cárcel.
-11 atentados de la extrema derecha contra medios de comunicación (con 2 trabajadores muertos y 20 heridos).
-3 periodistas o promotores muertos por la extrema derecha.
-3 periodistas o directivos de medios de comunicación, muertos por ETA (pm) y ETA (m).
-2 periodistas heridos en atentados de ETA.
-Un 10% de periodistas asegura sentirse amenazado por ETA.
-3 revistas cerradas.
-2 periódicos cerrados.
-1 radio cerrada (además de las radios libres).
-Una larga lista de películas y libros secuestrados o censurados.


(Visto en Euskonews & Media, a través de Conflicto vasco)

13 febrero 2007

Concentración por Iñaki de Juana Chaos

Ayer, 12 de febrero, a las 20 de la tarde, se convocó una concentración frente al Ministerio de Justicia (Madrid) en apoyo del preso político vasco Iñaki de Juana Chaos. Sobre esa misma hora el Tribunal Supremo decidía rebajar la pena a De Juana de 12 a 3 años. No es la libertad que en justicia merece, pero al menos no son 12 años. Con la nueva rebaja de condena, quizá pueda salir en unos meses.

Aquí la crónica de la concentración, donde se corearon cosas como "cárcel del pueblo: Estado español" o "aquí se tortura, como en la dictadura":

09 febrero 2007

Los "derechos humanos" de Amnistía Internacional

Amnistía Internacional ha hecho pública su decisión de no adoptar al preso político vasco Iñaki de Juana Chaos como "preso de conciencia", amparándose en que De Juana "fue condenado en 1987 por su participación en diversos atentados que costaron la vida a 25 personas". Según AI, "no es un preso de conciencia quien practica o aboga por la violencia".

Amnistía Internacional parece olvidar un "pequeño" detalle: el señor De Juana Chaos no está ahora mismo condenado a 12 años por participar en atentados mortales (hechos por los que ya fue juzgado y condenado en su momento, y cuya pena ya cumplió en su día), sino por escribir dos artículos de opinión. El objetivo era que, fuese como fuese, no saliese de prisión, tal y como afirmó el actual ministro de Justicia en julio de 2005. Y el hecho de que alguien sea condenado por escribir dos artículos de opinión es una clara vulneración del artículo 19 de la Declaración de los Derechos Humanos ("todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión"), y por tanto estamos ante un caso evidente de "preso de conciencia", sea éste un asesino o no.

Si AI rehúsa defender a De Juana por su pasada implicación en actos violentos… ¿cómo es posible que sí hagan campaña, en cambio, para salvar la vida de Saddam Hussein y sus cómplices? ¿Acaso los antiguos gobernantes iraquíes no usaron la violencia contra su propio pueblo? ¿O quizá AI pretende que, una vez que una persona usa o propugna la violencia, vale todo contra la misma? Hasta hoy creíamos que los derechos humanos se disfrutan sólo por el hecho de ser humanos, sin más condiciones previas. Y de hecho ese es el criterio que aplica AI con respecto a Iraq o Guantánamo, por ejemplo. Pero en el caso de los presos políticos vascos, no.

No acaba ahí el despropósito: afirma Amnistía Internacional que la huelga de hambre de Iñaki de Juana es voluntaria (¡sólo faltaría que no lo fuese!) y que su alimentación forzosa no vulnera los derechos humanos; por tanto, dice sin rubor, no se posiciona en este asunto. Por suerte para los prisioneros de Guantánamo (que no para De Juana), los miembros de la Comisión de Derechos Humanos de la ONU que visitaron la famosa base militar estadounidense sí que tienen algo que decir sobre la alimentación forzosa de los huelguistas de hambre:

"Las Declaraciones de Tokio y Malta prohíben a los médicos que participen en la alimentación forzada de un detenido, siempre y cuando el detenido pueda ser consciente de las consecuencias de negarse a recibir alimento. Esta posición se basa en el principio fundamental de la autonomía individual, repetidamente citado en la normativa de derechos humanos. Al igual que la Asociación Médica Mundial, la Asociación Médica Estadounidense y muchas otras han hecho suya la Declaración de Tokio. Además, en 2004, en el contexto de una huelga de hambre de los palestinos detenidos por motivos de seguridad, el Comité Internacional de la Cruz Roja informó de que sus médicos "instarían a las autoridades a no someter a los detenidos a una alimentación forzosa". Además, algunos tribunales nacionales han decidido, de acuerdo con el derecho que tiene toda persona a negarse a recibir tratamiento médico, que un Estado no puede alimentar a la fuerza a un prisionero. Mientras que algunos otros tribunales nacionales han adoptado una posición diferente, no está claro si han tomado debidamente en consideración las normas internacionales pertinentes.

De acuerdo con el Gobierno de los Estados Unidos, el Departamento de Defensa permite que los profesionales de la salud alimenten a la fuerza a los detenidos de la bahía de Guantánamo en los casos en los que la huelga de hambre ponga en peligro su vida o su salud. Sin embargo, la política de los Estados Unidos no se halla en armonía con el principio de la autonomía individual ni con la política de la Asociación Médica Mundial y de la Asociación Médica Estadounidense, y tampoco con la posición de los médicos del Comité Internacional de la Cruz Roja (como se ha señalado en el párrafo anterior), con la de algunos tribunales nacionales, y con la de muchas otras instancias.

Desde la perspectiva del derecho a la salud, un consentimiento con conocimiento de causa previo al tratamiento médico es esencial, como lo es su “corolario lógico”, el derecho a rechazar un tratamiento. Un detenido en plena posesión de sus facultades tiene, al igual que cualquier otra persona, derecho a rechazar un tratamiento. En resumen, administrar un tratamiento a un detenido en plena posesión de sus facultades sin su consentimiento, -incluida la alimentación forzada- es una violación del derecho a la salud, así como de la ética internacional aplicable a los profesionales de la salud."
Así, la Comisión de Derechos Humanos de la ONU deja claro que la alimentación forzosa de De Juana, aún no pudiendo ser calificada de “tortura” (como alguna vez se ha oído) a menos que implique un trato degradante, sí que constituye una vulneración a los derechos humanos, concretamente al artículo 25 de la Declaración de los Derechos Humanos ("toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios; tiene asimismo derecho a los seguros en caso de desempleo, enfermedad, invalidez, viudez, vejez u otros casos de pérdida de sus medios de subsistencia por circunstancias independientes de su voluntad").

Hasta ahora, las organizaciones de derechos humanos eran un medio de la sociedad para exigir a los distintos poderes públicos y privados el respeto a la legislación internacional en materia de derechos humanos. Triste es el día en que nos vemos obligados a exigir dicho respeto primeramente a organizaciones como Amnistía Internacional.

08 febrero 2007

Plan ZEN

El Plan ZEN (Zona Especial Norte) es un documento que consta de 11 capítulos y que fue redactado por el gobierno de Felipe González en 1983. Su finalidad, según se afirma en el propio preámbulo, fue la siguiente: "Potenciación de la lucha contraterrorista en todos los campos: político, social, legal y policial; alcanzar la máxima coordinación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y con otras instituciones empeñadas en la erradicación de la violencia; compatibilizar las misiones generales de los Cuerpos de la Seguridad del Estado en la Zona Especial con las específicas que precisa para hacer frente a la problemática planteada; conseguir la permanencia en la Zona Especial del personal de los Cuerpos de Seguridad del Estado y darle la adecuada formación para que cumplan su misión con eficacia, proporcionándole los medios materiales y técnicos para tal fin; realizar acciones encaminadas a concienciar a la población vasca de que la desarticulación del aparato terrorista conlleva una mayor seguridad pública y una mejor defensa de las tradiciones vascas."

El plan fue posteriormente, entre otras cosas, la base para la redacción de la Ley Antiterrorista de 1984, fundamento de la actual aunque diversas partes de la misma fuesen declaradas "inconstitucionales" por el Tribunal Constitucional.

Lo cierto es que el Plan ZEN es díficil de encontrar, al menos en internet. Sí que aparecen algunos extractos del mismo en La guerra desconocida de los vascos, del periodista portugués Rui Pereira (editorial Txalaparta), de los que caben destacar los referidos a las "medidas sociales" o a la propaganda (literalmente "comunicación social"). Al leerlos uno puede comprobar cómo gran parte de la estrategia se mantiene tal cual 24 años más tarde, mientras que el resto ha sido manifiestamente mejorado:

"Medidas sociales:

-Aislar a los terroristas y, para ello, fundamentalmente a través de los medios de comunicación, deben denunciarse los daños ocasionados por la acción terrorista, al mismo tiempo que debe realizarse una campaña que favorezca al cambio de imagen de la policía.
-Tratar de romper la solidaridad comunitaria en el seno de la sociedad civil por todos los medios disponibles: comunicación, presión social…
-Atribuir, en los éxitos policiales que se obtengan, parte del mérito a la colaboración ciudadana.

Comunicación social:

-Conseguir que se publiquen periódicamente en órganos de difusión vasca comentarios, entrevistas, etc. de líderes políticos, culturales, religiosos, deportivos, etc. que reflejen: el respeto por las opiniones ajenas; que a nadie se le puede arrebatar la vida por sus ideas; el respeto por los Derechos Humanos, por la Constitución, el interés por la convivencia pacífica, etc.
-Influir para que ETA aparezca lo menos posible en los medios de comunicación, centrando todas nuestras intervenciones en la paz y el bienestar del pueblo y no en el terrorismo.
-Realizar campañas de contra-información sobre el “impuesto” terrorista.
-Presionar a los que pagan y a las autoridades de otras naciones que lo facilitan.
-Dar informaciones que personalicen a los terroristas y a sus confidentes.
-Dar a conocer datos reales que faciliten la máxima difusión de la información sobre acciones terroristas que hayan provocado algún daño a personas o a sus bienes, evitando crear temores.
-Provocar más desprecio que miedo.
-Dar informaciones periódicas a través de terceros (diarios o semanarios bajo influencia) o potenciar las que surjan para que difundan información sobre conflictos entre los terroristas, sus ideologías extrañas, sus negocios, sus costumbres criticables, etc.
-Basta que la información sea creíble para que pueda ser explotada.
-Difundir en los medios de comunicación todas las acciones realizadas por las Fuerzas de Seguridad del Estado que hayan traído beneficios directos para los ciudadanos, incluso como publicidad pagada en los medios dispuestos a difundirla.
-Repetir constantemente la idea de fondo: la policía realiza acciones de violencia por ser un impedimento para quienes pretenden imponer por la fuerza un sistema contrario a la tradición cultural vasca y al respeto por la libertad y por los derechos de los demás.
-Potenciar o premiar la publicación de reportajes en los diarios vasco-navarros que pongan en evidencia los beneficios que reciben los otros pueblos de España y los hechos históricos o culturales comunes.
-Facilitar la información a través de un folleto en la prensa sobre la realidad terrorista y los daños que provocan a la población del sudoeste francés para estimular su rechazo frente a los terroristas y su apoyo a las acciones de cooperación de sus autoridades con las españolas.
-Subvencionar un buen folleto, “La Verdad sobre la Nueva ETA”, con opiniones de vascos, líderes en la política, el arte, la cultura, la economía, etc. en que se ponga en evidencia: el daño que están provocando al pueblo vasco; la incompatibilidad con los valores tradicionales vascos; su desvinculación de la antigua ETA; la historia delictiva de los últimos años. Todo muy ilustrado y atractivo, con ediciones en castellano, euskera y francés, y procurando una distribución masiva.
-Acciones en los medios de comunicación social mediante la difusión de noticias falsas, empleo de una semántica que no favorezca al grupo terrorista, etc."

07 febrero 2007

Coces contra la disidencia

En julio de 2003, varios de los encausados en el vergonzoso proceso 18/98 escribieron un libro titulado "Mil y una coces contra la disidencia". La obra es un elocuente compendio de artículos u opiniones sobre el conflicto vasco (o la sociedad vasca en general) realizados por toda esa ralea de periodistas o "intelectuales" que han medrado en los medios de comunicación a base de atacar o criminalizar todo lo que huela a vasco o, para ellos, "a la ETA". El enlace para descargarlo en PDF desde la web de la Fundación Joxemi Zumalabe es el siguiente:

Mil y una coces contra la disidencia.

A los oyentes habituales del espléndido programa de la EITB "Cocidito madrileño" les resultará familiar.

"Desprecian cuanto ignoran, que es casi todo", en palabras del gran Pepe Rubianes, otro damnificado de la "democracia" española y del peculiar concepto de la libertad de expresión que nos gastamos por estos lares, en la que se permiten (y de hecho se fomentan) toda clase de insultos contra los pérfidos "antiespañoles" (vascos y catalanes, principalmente, aunque no sólo) mientras se amenaza con multas millonarias a los que se atrevan a insultar a los símbolos carpetovetónicos.

Los autores de "Mil y una coces contra la disidencia" repitieron en febrero de 2005 publicando una obligada segunda parte. Para descargarla de la misma web:

Mil (y 2) coces contra la disidencia.

Ambos son muy recomendables para conocer las técnicas de burda propaganda patrocinada por el Estado.