12 febrero 2008

El artículo 19


En su día manifesté mi discrepancia con Amnistía Internacional con respecto a su postura en el caso De Juana, que me pareció hipócrita además de errónea.

La segunda discrepancia con AI fue hace unos pocos días, cuando la organización intentó emitir un spot publicitario que fue vetado en los medios por el Gobierno español, en un probable caso de censura. El spot consiste en un montaje en el que aparecen distintos líderes mundiales mientras una voz en off alude a distintos artículos de la Declaración de Derechos Humanos. No pude entender por qué AI decidió incluir a un presidente (Fidel Castro) cuyos ataques a los derechos humanos palidecen al lado de los crímenes de otros gobiernos como, por ejemplo, el de Colombia. Pero parece que AI no considera conveniente incluir a Alvaro Uribe en su spot, al igual que tampoco optó por incluir en el mismo la más mínima crítica al Gobierno español, estrategia extraña si tenemos en cuenta que el spot pretendía emitirse en nuestro país.

Creo que es razonable pensar que las críticas a un determinado gobierno son tanto más útiles cuanto más accesibles sean para la población que sostiene a tal gobierno. Tan inútil es criticar a Bush en España como criticar a Zapatero en EE UU. Probablemente Jabiero pensó algo así al editar el vídeo de AI para reemplazar a Bush por Alfredo Pérez Rubalcaba:



Amnistía Internacional considera que este vídeo infringe sus derechos de autor, por lo que ha presentado una queja a Youtube. Por su parte, Youtube ha aprovechado la ocasión para cancelar la cuenta de Jabiero y eliminar todos sus videos: más de 160. Y lo ha hecho incluso saltándose sus propias normas al respecto.

La verdad es que no quiero entrar a valorar en detalle semejante atropello. Está claro que de una empresa comercial como Youtube uno puede esperar cualquier cosa, pero que una organización cuya prioridad debería ser la defensa de los derechos humanos colabore en el ataque a un derecho humano fundamental, me parece simplemente vergonzoso. Tal vez AI y Youtube hayan olvidado el artículo 19 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: "Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y de expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión."

Se da la casualidad de que Jabiero ha desarrollado en los últimos meses una tremenda actividad, tanto en Youtube como en su blog o en el foro de conflicto-vasco, para denunciar la persecución que sufre en la actualidad una gran parte de la ciudadanía vasca, cuyos derechos (civiles, políticos e incluso humanos) vienen siendo conculcados con un descaro y una ferocidad apenas vista en décadas, tema al que Amnistía Internacional concede una ínfima (o más bien inexistente) publicidad. ¿El ataque a Jabiero es un hecho independiente de este contexto o existe alguna relación? Que cada cual saque sus conclusiones.

En fin, es la tercera vez que Amnistía Internacional me decepciona, y a la tercera va la vencida. Por ello quiero transmitir desde aquí todo mi desprecio hacia una organización que se ocupa de las violaciones de derechos humanos en el extranjero (sobre todo en países "enemigos") mientras omite las de marca nacional, y que no contenta con ello se permite el lujo de denunciar "violaciones de copyright" con el único fin de censurar (en complicidad con Youtube) mensajes políticos incómodos. Si a AI le quedase una mínima decencia, debería desmarcarse públicamente de la acción de Youtube, para así demostrarnos que no existe complicidad alguna con éste en semejante ataque a la libertad de expresión. Porque en este caso, quien calla otorga.

También quiero transmitirle toda mi solidaridad a Jabiero. Soy consciente de que el atropello que ha sufrido es simplemente uno más en ese raudal de persecuciones, censuras, partidos ilegalizados o torturas al que venimos asistiendo desde hace meses, y que AI calla de manera vergonzante. Por ello gente como Jabiero es más necesaria que nunca. Dicho de otra manera: el trabajo de Jabiero no sería necesario si AI hiciera el suyo como es debido.

-----

Actualización a 10/03/2008: Parece que la paradoja es triple en esta ocasión, ya que he sido censurado por Jabiero y baneado de sus dominios. Y al igual que AI, la defensa que Jabiero hace de los derechos humanos es relativa, dependiendo de quién los vulnere. Todo lo cual no cambia en absoluto mi postura sobre el injustificable caso de censura que ha sufrido Jabiero a manos de AI y Youtube, porque a diferencia de AI y Jabiero mis valores son absolutos y no relativos.