09 abril 2008

Distrayendo del problema

Lokarri suele basarse en tesis con las que no estoy de acuerdo. Respecto a su última iniciativa, ésta se basa en: 1) La exigencia a los partidos políticos (y al PSOE en particular) de la puesta en marcha de un proceso de diálogo que "culmine con un acuerdo político que mejore la convivencia de la sociedad vasca". Asimismo se solicita una consulta popular en la que la sociedad vasca exprese su voluntad; 2) La exigencia a ETA de un fin de la violencia y de toda violación de derechos humanos que haga posible un proceso de paz y que permita a la sociedad vasca pronunciarse en dicha consulta con entera libertad.

Vayamos por partes:

1) No se exige al Estado el fin de sus violaciones de derechos humanos, civiles y políticos en relación al conflicto vasco, como sí se le exige (y con razón) a ETA. Creo que es necesario comprobar que, aparte de los asesinatos y amenazas de ETA, también por parte del Estado persisten todavía otras formas de violencia lo suficientemente graves como para exigir su desaparición. Me estoy refiriendo, claro está, a la tortura. Exigir sólo a una de las partes el fin de toda violación de los derechos humanos, mientras se oculta que la otra parte también los viola, adolece de una falta de objetividad preocupante e incluso sospechosa.

2) No veo cómo el fin unilateral de la violencia de ETA puede llevarnos a un proceso de paz. En todo caso nos llevaría a una rendición de ETA y, por tanto, ya no sería necesario ningún proceso de diálogo ni de negociación, ni por supuesto de paz, dado que la violencia de la otra parte seguiría estando presente.

3) Lokarri exige un "proceso de diálogo que culmine con un acuerdo político que mejore la convivencia de la sociedad vasca", pero no especifica en absoluto quién tiene que llegar a ese acuerdo y cómo puede mejorarse la convivencia de la sociedad vasca. La tesis de Lokarri es demasiado abierta, tanto que en ella cabe un simple acuerdo político entre PSOE y PNV que culmine en una mera reforma estatutaria con mayores competencias para el Gobierno vasco, lo que dejaría intactos los nudos del conflicto (territorialidad y autodeterminación). Creo que es indispensable que en ese acuerdo también esté presente la izquierda abertzale, y si Lokarri está de acuerdo conmigo debería especificarlo en su iniciativa. Por otro lado, creo que el fin de ese acuerdo no debería ser "mejorar la convivencia de la sociedad vasca", sino más bien alcanzar por fin los niveles democráticos mínimos que exije ésta: que todos los proyectos políticos sean posibles si obtienen el suficiente apoyo democrático y el respeto total de todos los derechos humanos, civiles y políticos.

4) Por último, Lokarri ve su "consulta" más como un fin que como un medio. Creo que el fin de cualquier tipo de proceso vasco (llamemosle "de paz", "de diálogo", "de negociación" o como queramos, las palabras son lo de menos) deberá ser el respeto de todos los derechos humanos, civiles y políticos (y por tanto de todos los proyectos políticos), y no que el pueblo vasco se pronuncie en una consulta acerca de la cual desconocemos todo: sus plazos, sus fines, sus términos...

Por otro lado, realizar una consulta en las condiciones actuales (con partidos políticos ilegalizados, con la violencia y amenaza de ETA presente, con cientos de presos políticos en las cárceles, con la amenaza de la tortura y la detención siempre presente, con medios de comunicación censurados, etc.) no solamente no es deseable, sino que es antidemocrático. Tendría la misma validez que cualquier referendum celebrado en un sistema dictatorial. Para realizar una consulta política al pueblo vasco es necesario que éste disponga de total libertad para pronunciarse, y hoy por hoy no la tiene porque esa libertad es violada por ambas partes: ETA y el Estado.

Apoyar esta iniciativa de Lokarri es un error porque confunde los términos del problema y del conflicto, y podría servir a determinados fines políticos que en la actualidad andan fraguándose en las cocinas del PSOE y del PNV. Quizá la colaboración de Lokarri en ese sentido no sea una estrategia consciente en absoluto, pero es lo de menos: lo importante es que es absurda y que nos distrae de las cuestiones que realmente debemos encarar si queremos encontrar una solución para el conflicto vasco.


5 comentarios:

Flores Online dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

"No se exige al Estado el fin de sus violaciones de derechos humanos, civiles y políticos en relación al conflicto vasco, como sí se le exige (y con razón) a ETA."

El problema es que por mas que se empeñe Batasuna y el MLNV en intentar ganar representacin internacional al estilo de la OLP no hay ningún conflicto vasco.Hay una banda de asesinos que llevan 40 años matando,e incluso antes del fin de la dictadura cometian atentados indiscriminados como el de la calle correo.

Y no cuente cuentos sobre "falta de libertad politica" como hacen sus amigos para justificar la violencia,que HB/EH/Batasuna ha sido legal durante muchos años,en aquellos en los que ETA mataba medio centenar de personas al año.De hecho la ilegalizacion de Batasuna es un hecho reciente que ha dado (esotéricamente,seguro) sus frutos en la lucha antiterrorista.

" No veo cómo el fin unilateral de la violencia de ETA puede llevarnos a un proceso de paz. En todo caso nos llevaría a una rendición de ETA y, por tanto, ya no sería necesario ningún proceso de diálogo ni de negociación, ni por supuesto de paz, dado que la violencia de la otra parte seguiría estando presente.
"

En otras palabras,usted justifica la presencia de ETA como necesaria.No se invente excusas fáciles ni tampoco coloque a un estado al nivel de una banda de asesinos que mata ademas de forma indiscriminada en su cobardía.

En fin,ninguna sorpresa..

Ricardo Mella dijo...

"no hay ningún conflicto vasco.Hay una banda de asesinos que llevan 40 años matando,e incluso antes del fin de la dictadura cometian atentados indiscriminados como el de la calle correo."

Hay un conflicto armado (porque el Estado también se ha pasado 40 años matando vascos, torturando y violando DD HH en general) y un conflicto político (porque la sociedad vasca tiene dos concepciones nacionales contrapuestas). Respecto al atentado de la calle Correo, ETA negó siempre su autoría, y de hecho no hay ninguna prueba que apunte a la misma. Por otro lado ese atentado sucedió justamente en el momento en que Arias Navarro ponía en marcha su "espíritu del 12 de febrero", que murió precisamente a raiz de tal atentado. Vino demasiado bien, por tanto, a los sectores más inmovilistas del franquismo.

"Y no cuente cuentos sobre "falta de libertad politica" como hacen sus amigos para justificar la violencia,que HB/EH/Batasuna ha sido legal durante muchos años,en aquellos en los que ETA mataba medio centenar de personas al año"

¿Y? Ahora la izquierda abertzale está ilegalizada, y por tanto no existe libertad política en Euskadi. Pero tampoco existía antes, dado que el proyecto político independentista no tenía medios legales para ser llevado a la práctica, por lo que el independentismo no está en igualdad de condiciones con el resto de proyectos políticos.

"De hecho la ilegalizacion de Batasuna es un hecho reciente que ha dado (esotéricamente,seguro) sus frutos en la lucha antiterrorista."

Entendida ésta en su sentido amplio de eliminar a una opción política especialmente incómoda para el Estado.

"En otras palabras,usted justifica la presencia de ETA como necesaria."

En absoluto. Lo que digo es que el fin de ETA no implica necesariamente la paz, dado que la violencia del Estado seguirá estando presente. Sería una paz parcial. Creí que lo había dicho bien clarito, pero nunca falta quien desea sacar conclusiones extrañas basadas en sus propios prejuicios.

"No se invente excusas fáciles ni tampoco coloque a un estado al nivel de una banda de asesinos que mata ademas de forma indiscriminada en su cobardía."

ETA no mata de forma indiscriminada. Dado que elige a sus objetivos, lo hace de manera discriminada. Y cuando el Estado asesina exactamente igual que ETA se encuentran ambos al mismo nivel en lo que a violaciones de DD HH se refiere. Y ello teniendo en cuenta que fue el Estado quien comenzó a asesinar en toda esta historia.

"En fin,ninguna sorpresa."

Pues no, ninguna.

Perceval dijo...

Hubo una dictadura que reprimió EN TODA ESPAÑA, no solamente en el País Vasco y Euskal-Herría. Querer presentar eso como un conflicto entre España y el pueblo vasco es adaptar la realidad a unos esquemas ortopédicos, no ver la realidad con objetividad.

Ricardo Mella dijo...

Repito lo que he dicho anteriormente: existen dos conflictos, uno político y otro armado. El político comenzó mucho antes del franquismo, y el armado comenzó en el franquismo y todavía no ha terminado, porque el franquismo no tenía nada que ver. En cambio sí tiene que ver un Estado que reprime, tortura y en ocasiones asesina, en dictadura y en pseudodemocracia. Y he dicho "Estado", no "España" como país, que ambos conceptos tampoco tienen nada que ver.

¿Lo has entendido ya?